TEMPERATURA DEL COLOR

En este artículo, queremos acercarte algunas definiciones que te van a ayudar a la hora de elegir tu compra, en base a el impacto visual que quieras lograr para cada detalle en el ambiente a iluminar. Junto con todo el equipo técnico de NOVALUCCE, te invitamos que a través de estas líneas, te apasiones, así como nosotros, de todos los efectos que la luz provoca en nuestra percepción del entorno.

Hablamos de Color, hablamos de calidad…

El rendimiento del color se relaciona con la forma en que los objetos aparecen bajo una fuente de luz dada. La medida se conoce como “índice de reproducción cromática” (IRC). Esta, es una medida, de la capacidad que una fuente luminosa tiene para reproducir fielmente los colores de varios objetos, en comparación con una fuente de luz natural o ideal. Mientras mayor sea el índice IRC mayor será su calidad de fidelidad.

De 60 a 70 es bueno, 80 a 90 es muy bueno, 100 es excelente

El índice de reproducción cromática (Ra), junto con la temperatura de color, son los dos factores que permiten definir una fuente luminosa.

Cuando el valor Ra se acerca al 100, el rendimiento cromático es mejor, vemos el color más parecido al natural. Ahora, el popular índice de reproducción cromática en el mercado de la iluminación es de entre 60 a 90. Algunos índices de referencias son:

 

¿CÓMO ELEGIR EL IRC CORRECTO?

La diferencia entre el IRC (índice de reproducción cromática)  y TC (Temperatura de color)

La temperatura de color podría definirse como “el predominio de alguno de los colores del espectro lumínico en las luces blancas“, alterando el color blanco hacia tonos cálidos (Ámbar) o a tonos fríos (Azul) en el espectro. Los valores, suelen variar entre 2700k a 6500k en general.

El tono de la luz puede variar, cuanto más blanca, mayor cantidad de lúmenes emite.

Se debe tener en cuenta que dos fuentes pueden tener el mismo IRC y distinta “temperatura de color”, por lo tanto es conveniente, cuando se compare la capacidad de reproducción cromática de una luminaria, buscar que las lámparas tengan temperaturas de color aproximadas ya que a igualdad de IRC, un objeto rojo se verá más brillante bajo 2800K que bajo 7500K.

Es interesante ver tambien la influencia psicológica de la temperatura de color sobre los niveles de iluminación, y como el ser humano se desenvuel ve a la hora de interel acionarse en sociedad. Por ejemplo el caso de un restaurante; si el local se encuentra iluminado con un nivel elevado (por ejemplo 500 Lux) será inevitable el bullicio y la conversación en voz alta, mientras que el mismo espacio iluminado con 80 o 100 Lux automaticamente “sugiere” la necesidad de bajar la voz creando un clima íntimo.